Lun. Jun 24th, 2024

Metro: ‘incidentes, accidentes, tragedias, hechos atípicos’

En tan sólo 16 días que van de 2023, en el Sistema de Transporte Colectivo han ocurrido una serie fallas que autoridades de la capital e integrantes del partido gobernante han llamado indistintamente incidentes”, “accidentes” o hasta “tragedia”, pero que ya ahora califican como “hechos atípicos” o “intencionales”.
En tan sólo 16 días que van de 2023, en el Sistema de Transporte Colectivo han ocurrido una serie fallas que autoridades de la capital e integrantes del partido gobernante han llamado indistintamente incidentes”, “accidentes” o hasta “tragedia”, pero que ya ahora califican como “hechos atípicos” o “intencionales”.

Guillermo Juárez / CDMX Magacín


En tan sólo 16 días que van de 2023, en el Sistema de Transporte Colectivo han ocurrido una serie fallas que autoridades de la capital e integrantes del partido gobernante han llamado indistintamente incidentes”, “accidentes” o hasta “tragedia”, pero que ya ahora califican como “hechos atípicos” o “intencionales”.

El choque de la Línea 3 del Metro el pasado 7 de enero, que dejó como saldo una joven de 18 años fallecida y 106 heridos, tuvo tres calificativos distintos. El secretario de Gobierno, Martí Batres, y el director del Metro lo llamaron “incidente”; la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, “accidente”, y el presidente de Morena en la CDMX, Sebastián Ramírez, “tragedia”.

Este hecho derivo que a partir del jueves pasado 6 mil 60 elementos de la Guardia Nacional fueran destacado en las instalaciones del Metro, no sólo las estaciones, sino también en talleres, oficinas, centros de control de operaciones, porque el gobierno de Sheinbaum no reconoce deficiencias en mantenimiento, a pesar de que el STC perdió capacidad presupuestaria de 2018 a la fecha, pues este año tiene asignados los mismos recursos, y de entonces a la fecha la inflación asciende al 21.5 por ciento.

De la tragedia del 7 de enero a la fecha son muchos los “hechos atípicos” o “incidentes” que han sido noticia. Al día siguiente, usuarios reportaron vía redes sociales que había cable caído en un vagón de la Línea 8.

El 9 de enero se registró una explosión en la estación Nezahualcóyotl de la Línea B, así como emisión de humo denso en el andén de la estación Río de los Remedios, de la misma línea. El 10 de enero fue reportada una falla mecánica en un tren de la Línea 2, que afectó a miles de usuarios. Ese mismo día, ocurrió un conato de incendio en el Centro de Transferencia Modal Pantitlán.

Asimismo, hubo un incendio en las llantas de un tren en la estación La Raza, Línea 3, justo el mismo día en que la línea reanudó el servicio tras la tragedia del 7 de enero. El 11 de enero, pasajeros reportaron a través de redes sociales de humo en la estación Politécnico de la Línea 5 del Metro.

A pesar de la Guardia Nacional los “incidentes” o “hechos atípicos” siguen ocurriendo, más allá de las provocaciones de destrozos en la estación Bellas Artes de Línea 2 y del joven detenido por grabar video pero liberado inmediatamente. Luego los encontraron lo que en principio llamaron “oro molido”, y resultó ser una lata de refresco; también detuvieron a una señora a la que se le cayeron sin querer las aspas de su lavadora a las vías.

Después, se dañó el parabrisas de un convoy, otra vez entre Potrero y La Raza, se averió una caja en la estación Ermita recién reabierta y se separaron dos vagones de la Línea 7, la estación Polanco, apenas el domingo.

Así las fallas, “incidentes”, “hechos atípicos” o como les llamen, pero el Metro no funciona con normalidad.

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *